El brasileño Grupo Globo, uno de los mayores conglomerados de medios del mundo, anunció el pasado 23 de octubre cambios en la dirección y operación de sus dos principales medios impresos, el diario O Globo y la revista semanal Época. Los cambios apuntan a un intento de renovación de los medios en un contexto de expansión digital del periódico y disminución de la circulación impresa de las dos publicaciones.

O Globo es parte de Infoglobo, empresa que publica los periódicos del grupo, y Época es parte de Editora Globo, responsable por la publicación de revistas y libros. Frederic Kachar, director general de las dos empresas y de Valor Económicoanunció en un comunicado enviado a sus empleados que la redacción de la revista Época, que desde su fundación en 1998 se encuentra en São Paulo, será transferida a Río de Janeiro. La revista pasará a operar en el mismo edificio de los periódicos O Globo, Extra y Expreso.

Como parte de la nueva estructura, habrá por primera vez en la empresa una dirección editorial responsable de las cuatro publicaciones. Esta función será desempeñada por la periodista Ruth de Aquino a partir de enero de 2018, que hoy es columnista de la revista Época, en donde ya actuó como redactora jefe y directora de la sucursal de Río de Janeiro.

Kachar le dijo al Centro Knight que los cambios “forman parte de un proceso natural de renovación y transformación en un grupo de medios que se anticipa a las tendencias y busca corresponder a las expectativas de sus clientes”.

“Estos cambios nos ayudarán a consolidar la redacción integrada, fortaleciendo el todo y al mismo tiempo manteniendo y valorando la personalidad y el ADN de cada marca”, afirmó.

Aquino también habló con el Centro Knight, enumerando algunos de sus objetivos en el nuevo cargo. La periodista destacó que pretende “estimular al equipo a desarrollar talentos multimedia sin perjuicio de la esencia del buen periodismo: la información correcta, precisa, relevante, exclusiva, irresistible y atractiva, distribuida de forma ágil y en todas las plataformas”.

Los dirigentes de O Globo y Época también cambian: en el diario, el director de redacción Ascanio Seleme, que tiene 27 años en el periódico, deja el cargo a finales de noviembre, cuando pasará a actuar como columnista de O Globo. En diciembre, Alan Gripp, actual editor de integración, asumirá la dirección de la redacción del periódico.

En la revista Época, la periodista Daniela Pinheiro será la nueva directora de redacción a partir de enero de 2018, sustituyendo a Diego Escosteguy, editor jefe de la revista que ocupaba el cargo interinamente. Pinheiro trabajó en los últimos diez años en la revista Piauí, donde desempeña actualmente la función de editora del sitio digital y de nuevos proyectos.

Según datos del Instituto Verificador de Circulación (IVC) reportados por el sitio Poder360, el diario O Globo es el primero en circulación impresa en Brasil, pero viene perdiendo suscriptores y lectores desde el año 2015 y tuvo una caída del 5,4% entre enero y junio de ese año. Después de caer de 151 mil a 91 mil suscripciones digitales entre finales de 2016 e inicio de 2017, el periódico tuvo un aumento del 8,2% en esta modalidad en el primer semestre del año. En junio de 2017, O Globo tenía 98.813 suscriptores digitales, quedando en segundo lugar detrás de Folha de S. Paulo, con 167.433, según el IVC.

Para Kachar, la tendencia de caída en el impreso “no es exclusivo de O Globo”. “Digamos que se trata de un panorama estándar hoy. Estándar y obvio ante la movilidad de la información y los hábitos de uso de los consumidores de información”, señaló.

“Todos sabemos que el aumento de las suscripciones digitales es un factor decisivo para la supervivencia de periódicos y revistas”, dijo Kachar. “Pretendemos actuar, en todas las competencias y todos los sectores del grupo, de la misma manera que recomendamos a la redacción: sin compartimentar nuestras mentes y acciones entre impreso y digital”.

Aquino también apuntó, entre sus objetivos, “ampliar el perfil de los usuarios y adaptar los ciclos de producción a los nuevos desafíos de la industria y la tecnología” y “garantizar que la cultura editorial contribuya a diluir la frontera entre el impreso y el digital, que no compiten pero se complementan en lenguaje, timing, profundidad y contenido”.

Frederic Kachar desmintió la información de que la versión impresa de la revista Época será cerrada en 2018, como algunos medios brasileños han reportado. “No existe esa decisión. La información divulgada no corresponde a la realidad. Se trata de una especulación y, claro, un tema de debate en todos los medios de información impresa que se aprecian y en todos los países del mundo con una cultura digital avanzada, como Brasil”, dijo.