La proliferación de las noticias falsas en las redes sociales y la campaña de desprestigio que inició Donald Trump contra la prensa contribuyeron a despertar las conciencias de los ciudadanos. A finales de 2016 y a lo largo de 2017, medios de comunicación de todo el mundo experimentaron un importante cambio en su modelo de negocio.Con los anunciantes migrando hacia plataformas como Facebook y Google, los lectores se han convertido en los nuevos mecenas de los medios.

Una nueva generación de internautas ha abandonado la cultura del “todo gratis” y cada vez se muestra más dispuesta a pagar por acceder a servicios online. Aunque son pocos los medios que han experimentado un aluvión de suscripciones similar al de empresas como Netflix y Spotify, sí se aprecia un claro cambio de tendencia en la industria periodística.

De los tres modelos de ingresos generados por la audiencia, la suscripción es la opción ideal para todos aquellos medios que ofrecen un periodismo altamente diferenciado y cuentan con una base sólida de seguidores fieles. Algunos medios que optan por un modelo de membresía o donación, permiten que toda su audiencia disfrute de los contenidos de forma gratuita. Por lo tanto, los usuarios que deciden pagar una cuota no lo hacen para acceder a un producto informativo, sino porque quieren apoyar una causa en la que creen y con la que se sienten identificados.

Suscripción:

  • ‘The New York Times: Los precursores del muro de pago han conseguido pasar de un modelo en el que los anuncios representaban el 80% de sus ingresos, a otro en el que dos tercios de las aportaciones económicas provienen de los suscriptores. Los ingresos por publicidad impresa se han desplomado y los abonados alcanzan los 3,6 millones (más de 2,6 millones solo en digital). El reto es superar los 10 millones en los próximos años, ya sin el empuje del llamado “Trumpbump” (rebote Trump).
  • ‘The Washington Post’: Fred Ryan, editor del periódico estadounidense, envió una carta a sus empleados las pasadas Navidades en las que calificaba el año 2017 de “verdaderamente excepcional”. Las exclusivas periodísticas lograron atraer a la audiencia, con un rápido crecimiento en las páginas vistas y en el vídeo, pero fundamentalmente en las suscripciones. Los abonados digitales se triplicaron respecto a 2016 y en septiembre ya superaban el millón. La contribución de los abonados y los importantes ingresos generados por la publicidad digital, posibilitaron que el diario volviera a ser rentable por segundo año consecutivo.
  • ‘Financial Times’: si en 2016 el diario británico consiguió que sus ingresos digitales superaran a los de la impresión, en 2017 su logro fue reclutar al mayor número de lectores de pago en sus 130 años de historia. La cifra de suscriptores totales se situaba el pasado noviembre en 900.000, de los cuales 700.000 eran digitales y el 80% hombres. A raíz del escándalo del uso de datos de los usuarios de Facebook por parte de Cambridge Analytica, salió a la luz que ‘Financial Times’ y ‘The Economist’ contrataron a esta firma para obtener más suscriptores en Estados Unidos.

Membresía:

  • ‘De Correspondent’: el medio holandés sorprendió a la industria periodística al recaudar mediante crowdfunding 1,7 millones de euros. Una vez que el proyecto se puso en marcha, los lectores quisieron seguir dando su apoyo a este pequeño medio. Ya son 60.000 las personas que pagan una cuota de 70 euros al año o 7 euros al mes, en un país de apenas 17 millones de habitantes. La equivalencia con un mercado como el estadounidense sería de un millón de suscriptores. Para premiar su fidelidad, ‘De Correspondent’ permite que los lectores formen parte del proceso editorial.
  • ‘The Guardian’: es uno de los pocos medios de renombre que ha rechazado poner su contenido detrás de un muro de pago o establecer un modelo ‘freemium’. El diario ofrece tres tipos de membresía: ‘supporter’, ‘partner’ y ‘patron’, según la aportación que realicen los contribuyentes. De esta forma, ya son más de 800.000 los lectores que financian su periodismo. El pasado otoño, los ingresos provenientes de la audiencia superaron a los de la publicidad.
  • ‘eldiario.es’: navegar sin publicidad es lo que ofrece el digital español a todas las personas que se conviertan en socios. Gracias a la aportación de 5 euros al mes de sus lectores, el diario de Ignacio Escolar consigue ser independiente y rentable. Otras ventajas para los socios son que sus comentarios aparezcan destacados, participar en debates y encuentros, o ser los primeros en leer las informaciones. En 2018, el diario de Ignacio Escolar ha superado los 31.000 socios. Si entre 2017 y 2018 solo lograron aumentar el número de socios en poco más de 2.000 personas, de enero a mayo de 2018 el crecimiento ha sido de más de 9.000. Aún así, desde el diario insisten que los lectores que pagan tan solo representan un 0,3% de su audiencia.