Ingresó más de 3.000 millones de euros y ganó más de 200 millones. 7 de cada 10 euros que factura son digitales, pero cuenta con la inestimable ayuda de los anuncios clasificados, donde es monarca absoluto.

Axel Springer volvió a dar una lección de gestión empresarial de medios de comunicación en 2018. El gigante alemán está bajo el escrutinio de la profesión desde hace años por su asombrosa capacidad para haber revertido la situación a la que se enfrentan todos los editores: cómo compensar la caída del negocio tradicional con ingresos digitales. Y lo ha hecho como nadie.

La compañía alemana facturó 3.180 millones de euros en 2018, un 4,1 % más que el año anterior. Los beneficios alcanzaron los 208,4 millones, un 44,8 % menos que en 2017 debido, explican, al deterioro de activos y amortizaciones.